Indicaciones reendodoncia

indicaciones reeendodonciasLas indicaciones para hacer una reendodoncia se basan principalmente en una: todo diente al que se le ha hecho una endodoncia y no se ha logrado eliminar la infección de dentro del diente.

Mientras haya infección dentro del diente las bacterias seguirán vivas y el absceso y fístula dentales permanecerán. La evolución clínica típica es que cada cierto tiempo las bacterias se activan y se manifiestan con dolor y crecimiento del absceso. La fístula dental crece, vuelve a aparecer el “granito” en la encía, que a los pocos días explota y vuelve a disminuir.

No suele haber mucho dolor porque como hay fístula, el pus sale por ese canal y no hay aumento de presión en el interior del hueso, que es el causante del dolor agudo.

 

Las situaciones más habituales en las que es necesario hacer una rendodoncia son :

1.- Falta de tratamiento de un conducto nervioso.
indicaciones reeendodonciasLa anatomía de los dientes y muelas suele ser bastante constante, no obstante, hay dientes que tienen más conductos de los esperados.
Por ejemplo, el primer molar suele tener 3 ó 4 conductos. Habitualmente 4, pero si no se es muy experto, el cuarto conducto suele pasar inadvertido. Pero aún hay más: hay primeros molares que tienen 5 ó 6 conductos. Sólo un endodoncista muy experto y cuidadoso será capaz de localizar todos los conductos de un diente o muela.

Si el endodoncista no lo ve (y realmente es muy difícil ver un orificio de apenas un milímetro dentro de la cavidad pulpar de un diente o muela), se queda sin “limpiar” y las bacterias que hay en ese conducto perpeturarán la infección.

Será necesario volver a acceder a la cámara pulpar y hacer la endodoncia de los conductos que falten por tratar.

Se entiende en estos casos, una vez más, la necesidad de tener un medio diagnóstico adecuado como es la radiografía tridimensional y unos dentistas que sean realmente especialistas en endodoncia.

2.- Instrumentos rotos en el interior de una raíz.
indicaciones reeendodonciasEs posible, que en la instrumentación de un conducto, alguna lima u objeto similar se fracture en el interior, impidiendo de esta manera acceder a la parte final de la raíz y limpiarla en su totalidad. En algunos casos nos encontramos con que la raíz se ha limpiado hasta el conducto pero no se ha continuado por estar este obstáculo.

En estas situaciones lo que hay que hacer es intentar extraerla (suele ser imposible porque tiene espiras afiladas y la raíz es curva) o sobrepasarla. Si se logra sobrepasar con nuevas limas puede ser que se extraíga o quede embutida en el tratamiento de todo el conducto.

Como la raíz es un compartimento estanco excepto en el ápice, si se limpia y se llega el ápice, no suele importar que en su interior esté un trozo de lima.
Situaciones de este estilo requieren una gran pericia por parte del endodoncista. No siempre se consigue, pero en la clínica dental nuestra en Madrid intentamos salvar todos lo dientes.

3.- Falta de condensación del material de relleno del conducto.
El conducto de la raíz por el que van el nervio y los vasos no es circular, si no es muy “amorfo”. Cuando se limpia un conducto lo hacemos con limas circulares, así es que realmente no se limpia el conducto cien por cien (si se limpiase mecánicamente todo habría que usar limas de un diámetro muy ancho y entonces se debilitarían mucho las paredes). Por eso se limpia mecánicamente en el diámetro que se considera oportuno y el resto se limpia químicamente con el hipoclorito (lo importante es que el ápice esté cerrado con la gutapercha y el cemento, para impedir que cualquier contenido-bacterias del conducto salgan al hueso y produzcan el absceso y la fístula dental).

Pero hay veces que el conducto se ha instrumentado poco y quedan muchos recovecos, donde hay bacterias acantonadas.

En estos dientes hay que quitar la gutapercha que se ha puesto, instrumentar otra vez de forma más amplia y volver a obturar el conducto en su longitud con nuevo material.

Estas reendodoncias no son muy complicadas porque el conducto no está muy cerrado. Sólo si hay escalones previos, puede hacer imposible que se vuelva a limpiar el conducto radicular