Complicaciones reendodoncia

complicaciones realizacion reendodoncias

Complicaciones en la realización de reendodoncias:

Las reendodoncias son tratamientos dentales muy complejos y en muchas ocasiones imposibles. Sólo un dentista especializado y con experiencia en endodoncias en una clinica dental con medios adecuados son capaces de hacer rendodoncias con garantías.

El primer obstáculo es limpiar la cámara pulpar. El diente reendodonciado suele estar reconstruido y la cámara pulpar está rellena, los conductos están tapados.

La segunda dificultad en una reendodoncia es eliminar el tejido con el que se rellenaron los conductos radiculares al hacer la endodoncia. En dentista endodocista que tiene que pasar las limas atravesando un material duro. Si se trata de un conducto fino o curvo o de una muela posterior este procedimiento es muy complejo y a veces imposible.

Otra dificultad es que en los conductos haya escalones producidos en la endodoncia primera. Un escalón en un conducto radicular dificulta que la lima pueda seguir el conducto porque se “atasca” en ese escalón.

El resto de las dificultades vienen determinadas por las situaciones que impiden una canalización de la raíz en toda su longitud. Como son: conductos secundarios, raíces muy curvas, pulpolitos, estrechamientos de la dentina, obstáculos de tratamientos previos….

En todas esas situaciones la dificultad estriba en recanalizar adecuadamente el conducto. Por eso, sólo la formación, experiencia y los medios del dentista especializado en rendodoncia capacitan para hacer una reendodoncia eficaz.

complicaciones realizacion reendodoncias

CUANDO NO SE PUEDE HACER UNA REENDODONCIA…

Hay situaciones en las que no está indicado hacer una rendodoncia. Resumimos las situaciones más habituales

1.- Raíces fisuradas:

Si la raíz tiene una fisura en la raíz la reendodoncia no solucionará el problema con una seguridad cien por cien. La reendodoncia podría quitar el material de dentro de la raíz y limpiarlo, pero no puede curar ni cerrar la fisura de la raíz. Las bacterias que hay en la fisura no se eliminan con el retratamiento de la raíz y la rendodoncia sería ineficaz.

 

 

2.- Perforaciones en la raíz o en la “furca”.

complicaciones realizacion reendodonciasEn ocasiones, al hacer una endodoncia se perfora la pared de la cámara pulpar o la pared de una raíz. Nos encontramos en la misma situación que cuando se fisura la raíz: las bacterias que anidan en la perforación no se pueden eliminar y seguirán produciendo un abceso con su fístula.

 

En otras ocasiones lo que ocurre es que hay conductos “nerviosos” secundarios perpendiculares al conducto principal. Estos conductos son inaccesibles a las limas: es imposible lograr que la lima gire noventa grados y siga bajando. En algunos casos, las bacterias de esos conductos se pueden eliminar químicamente con el hipoclorito con el que se irriga el interior y rellenarse posteriormente con el cemento que se emplea en la endodoncia. SE logra un sellado de ese conducto. Si se logra eliminar de esta manera el reservorio de bacterias, la re endodoncia puede tener éxito.

3.- Raíces con mucha curvatura

Pueden ser un obstáculo insalvable para la instrumentación del “nervio”. Sólo dentistas especialistas y con mucha experiencia en reendodoncia son capaces de tratar estos dientes.

4.- Pulpolitos en el interior de un conducto.

En algunos pacientes el obstáculo a la limpieza del conducto de la raíz es que en el trayecto hay “pequeñas piedras” que obturan el conducto. Si la raíz está cerrada en su interior es imposible limpiar de bacterias en toda ella y al permanecer bacterias en la parte final, la infección continúa. Si había fístula, seguirá la fístula que comunica con el abceso.

5.- Escalones en la raíz.

En determinadas muelas lo que ocurre es que la lima no puede volver a pasar porque en la endodoncia previa se produjo un escalón que impide la recanalización del conducto.

6.- Estrechamiento en el conducto.

complicaciones realizacion reendodonciasHay situaciones en los que el conducto de la raíz se encuentra cerrado. Los casos típicos son pacientes muy mayores que la dentina del conducto ha crecido y ha cerrado la cavidad. Bruxistas: los paciente bruxistas estimulan el crecimiento de la dentina en el interior de las muelas (en un intento de defensa para contrarrestar el gran estrés a que se someten los dientes). Traumas oclusales: el “golpeteo” inadecuado sobre un diente puede hacer, al igual que las personas bruxistas, que la dentina “sobrecrezca” y cierre el conducto.

Estos estrechamientos hacen que la endodoncia llegue sólo hasta una parte de la raíz. Del mismo modo que en las situaciones anteriores, sólo si se tiene una gran experiencia puede lograr recanalizar esas raíces medio tratadas.

7.- Abscesos grandes.

Esta es una de las situaciones más frecuentes. Se da en pacientes que tienen un abceso dental (habitualmente con una fístula) muy grande y aunque se elimine el origen de la infección (las bacterias que estaban en el interior de la raíz) como es muy grande los antibióticos no son capaces de llegar a las bacterias que están en el interior del abceso. Se puede hacer la reendodoncia y eliminar todas las bacterias del interior del diente. Se puede dar antibiótico que mata las bacterias del exterior del abceso, pero la infección vuelve a aparece y crecer porque las bacterias del interior del absceso vuelven a activarse pasado un tiempo y siguen creciendo.

8.- Limas o léntulos rotos en el interior del conducto.

Aunque infrecuente, es posible que en una endodoncia se rompa una lima en el interior del conducto. Por la forma de las limas, puede ser imposible retirarlas. El conducto se encuentra obturado. El especialista en reendodoncias tiene que lograr “saltar” ese obstáculo. Hay veces que con gran pericia y paciencia puede hacerlo. En algunos casos, no.

9.- Dientes o muelas endodonciadas y reconstruidas con pernos.

complicaciones realizacion reendodonciasSi se ha puesto un perno en el interior de una raíz y se ha cementado, será muy difícil o imposible, extraer ese perno sin fisurar la raíz. El perno se colocó cementado y fijo en el interior del conducto para que no se moviera.

Si el perno es metálico, casi seguro que no se podrá hacer la reendodoncia, si se “afloja” (manualmente, con una fresa o con ultrasonidos) y sale sin lesionar las paredes de la raíz, si se puede seguir intentando hacer la reendodoncia.

Si el perno es de fibra de carbono hay posibilidades que con una fresa se perfore ese perno y se tena acceso al resto del conducto.

Como se puede ver por la enumeración de las situaciones posibles, no siempre es posible hacer una reendodoncia a un diente. No obstante en la clínica dental Velázquez en Madrid nos empeñamos en “salvar” todo diente o muela, por pequeña que sea la esperanza de éxito.

Puede confiar en la experiencia y formación de nuestras especialistas en endodoncia y en los medios técnicos que disponemos (sobre todo la radiografía tridimensional) si fuera necesario intentar reendodonciar un diente.